Percebe

El percebe es un animal marino bastante desconocido fuera de nuestras costas. Pertenece al grupo de los crustáceos, aunque poco se parece a un cangrejo.

Crecen en grupos, formando piñas más o menos numerosas y fuertemente pegadas a las rocas, donde permanecen inmóviles. Se alimentan filtrando el agua de la que aprovechan el plancton microscópico. Necesitan aguas frías y batidas para desarrollarse, siendo los percebes que crecen en rocas más expuestas al oleaje de mejor calidad que aquellos que crecen en rocas más resguardadas, lo que hace que su marisqueo sea muy peligroso.

Su reproducción es muy curiosa ya que son hermafroditas, aunque no se produce autofecundación, sino que cada ejemplar fecunda a aquellos otros que tiene próximos. Para ello poseen un récord en el reino animal: cuentan con el pene más largo del mundo en relación al tamaño de su cuerpo.

Cuando son larvas, nadan activamente en busca de zonas expuestas donde se fijan gracias a una especie de cemento que ellos mismos producen. Su carácter gregario viene dado también por la mayor facilidad que tienen las larvas de adherirse sobre ejemplares adultos o sobre zonas cubiertas con mejillones.

Cuando son adultos su cuerpo tiene forma similar a un dedo, con un pedúnculo o pie carnoso con el que se une fuertemente a las rocas, y una uña, formada por varias placas calcificadas de color blanco, donde se encuentran la mayor parte de los órganos del animal. En el interior de la uña tiene también los llamados cirros, una especie de pelillos que sacan en forma de abanico para filtrar el agua en busca de partículas orgánicas de las que alimentarse.

Esta costa es una zona reina del percebe en Asturias, donde faenan unos 70 percebeiros, que capturan percebes de gran calidad.

Se capturan todos los años desde octubre a abril y en ocasiones durante el mes de agosto.

Si visitas estas costas en estos meses, no puedes dejar de probarlos en alguno de los muchos locales donde los sirven.

Percebes
Percebeiro

Se trata de un marisco con un precio relativamente elevado, pero sin duda especialmente justificado por lo artesanal y arriesgado de su captura, ya que los percebeiros han de buscar las piedras de mejor percebe precisamente en aquellas zonas más batidas por la mar.

La parte comestible es el músculo del pie, que se encuentra dentro de una membrana parecida a un material sintético.

Una vez cocidos se parten fácilmente por la unión del pie con la uña y se extrae el exquisito músculo. Tienen un sabor muy “a mar”, un bocado de marisco que aún nos parecerá más exquisito al conocer la forma tan arriesgada de obtenerlos.

Otras especies de pesca: